Si desechas el agua de cocer la pasta cuando la cocinas, es tu culpa. Puedes hacer todo esto con ella

Ya sean macarrones, spaghettis, rigatoni o tagliatelle, todo el mundo disfruta de la pasta. Este es uno de las alimentos favoritos en el mundo entero, y no es de extrañar: aparte de llenarte, se ha demostrado que la pasta te hace más feliz.

Aquí entregamos unos ejemplos que te ayudarán a ser más creativos con tus platos de pasta. Lo más importante es que cocines la pasta al dente, en agua con sal. El que intente hacerlo de otra forma, no logrará otra cosa que una masa informe de pasta en el plato.

¿Y qué hacer con el resto del agua que hemos usado para cocer?.   Botarla es una pena, y no es una opción para la gente ahorradora o que se preocupa por el medio ambiente.   Quizás algunos de los lectores ya sabían que un poco del agua utilizada para cocinar la pasta le da un toque perfecto a las salsas para la pasta, pero que este líquido puede utilizarse para muchas mas cosas diferentes.

Aquí dejamos algunas ideas creativas:

Para el cabello

El cabello dañado siempre agradecerá un tratamiento especial. El agua de la pasta lo dejará tan suave como la seda. Sólo masajea tu cabello con el agua, déjala por 10 minutos y enjuaga. Luego usa tu champú como siempre y quedarás maravillada.

Para cocinar al vapor

Cocinar al vapor es un método estupendo de cocinar verduras que incluso los restaurantes lo encuentran indispensable. Toma el agua de la pasta como base, coloca una vaporera en la olla y comienza a cocinar. Este método no podría ser más natural.

Para regar las plantas

Tus plantas quedarán muy agradecidas: gracias a su contenido mineral, el agua utilizada para la pasta es perfecta para regarlas. Mejor usarla cuando está tibia.

Para la salsa y el pesto

Como extra para tu salsa de tomate, agrega el agua que usaste para cocer la pasta en el último momento. Y tu rico pesto también se beneficiará de esto: el templado líquido ayudará a combinarlo mejor.

Para el pan y la masa de pizza

Toda masa con levadura necesita un poco de líquido con una pizca de sal. ¡El agua que has usado para tu pasta será perfecta! Usa tanta como quieras para preparar tu masa.

Para reblandecer legumbres

Judías, guisantes, lentejas: todas les dan alegría a tu sistema inmunitario. Pero para hacerlas más blanditas, debes dejarlas reblandecer antes de cocinarlas. Pon las legumbres en el agua que usaste para cocer la pasta durante una noche. ¡Genial!

Como base para sopas

Ya sea para un rico estofado o una sopa contundente, el agua de la pasta es lo mejor. Después de cocinar las verduras al vapor, por ejemplo, simplemente agrégalas al agua de la pasta, déjalas cocinar y ¡listo!

Para lavar los platos

Para creerlo o no, el extracto del almidón de la pasta funciona como un detergente natural. Por lo tanto, el agua caliente de la pasta es perfecta para lavar los platos. Puedes limpiar incluso las ollas y sartenes muy sucias.

Como spa para tus pies

Si tienes los pies hinchados o doloridos tras un día de trabajo, es muy recomendable que los pongas en el agua caliente que utilizaste para cocer la pasta. El agua caliente y los minerales que posee te dejarán unos pies estupendos. ¡Hay que probarlo!

Para manualidades

También los más pequeños pueden aprovechar el agua para pasta: porque crear masa para jugar es fácil y rápido. Cuando hayan hecho su forma con la masa y el agua, simplemente colócala en el horno y listo.

 

Loading...