Los Mejores Consejos de un Divorciado Para Mantener un Matrimonio

El divorcio es quizá una de las situaciones de cambio más difíciles para muchos seres humanos en el mundo actual, y ¿cómo no serlo? Después de un divorcio, el cambio en la vida es radical: se pasa de estar acompañado y vivir en familia, a estar separado de los hijos, quizá vivir solo, prepararse la cena a uno mismo y demás labores que otra persona solía hacer por ti, o para ti.

Gerald Rogers es un hombre divorciado que ha usado su propia experiencia para aconsejar a otros hombres y así ayudarlos a que no cometan sus mismos errores en un matrimonio.

La sabiduría que este hombre comparte en su carta bien le servirá a las parejas principiantes como una mejor guía para entender los puntos fuertes en la vida de los casados; así también a esos matrimonios que tal vez hoy estén pasando por un mal momento. Gerald dijo:

“Tengo una perspectiva distinta sobre qué cosas me hubiera gustado haber hecho diferente con mi exesposa. Luego de perder a la mujer que amaba y un matrimonio de casi 16 años, aquí está el consejo que me hubiera gustado saber en un inicio.”

Así que si estás empezando en tu matrimonio, o estás a punto de tomar una desición sobre este, primero mira los consejos que este hombre divorciado le dio a otros hombres sobre cómo trabajar en su matrimonio.

1. Nunca dejar de cortejar

Jamás des por ganada a una mujer. Cuando te casaste prometiste ser el dueño de su corazón; entonces sé un dueño atento. Si ella te ha elegido a ti, no olvides ni por un solo día que sigues “saliendo” con tu chica (flojear en el amor es un grave error).

2. Protege tu corazón siempre

Ten presente cuidar tu corazón con la misma atención que proteges el de ella. Siempre debe existir en tu corazón un lugar en el que solo ella es la invitada especial, un espacio exclusivo de ambos y al que nadie más podrá entrar.

3. Te enamorarás las veces que sea necesario

Las parejas cambian a medida que el matrimonio se desarrolla. No eres la misma persona que fuiste cuando te casaste, y con el tiempo y el cambio también llegará un tipo de reelección de amor, la cuál deberá ser mutua. Es importante estar consciente de que ella no tiene por qué quedarse contigo, mucho menos si descuidas de su corazón; por eso será importante pelear por reenamorarte de ella las veces que haga falta.

4. Concéntrate en lo que amas

Los rasgos admirables suelen brillar cuando contemplamos su lado positivo. No conviertas pequeños detalles en razones para estar incómodo, no vale la pena. Mejor concentrémonos en las cosas que siempre verás con amor, esos motivos que te recuerdan por qué tu esposa te hace sentir el hombre más afortunado en la tierra.

5. Cambiarla NO es tarea tuya

Tu trabajo es amarla tal y como es, sin estar a la expectativa de que un día la cambiarás. Y si en algún momento cambia, aprecia solo la manera en que lo hizo. Así sea de la forma en la que tú querías o no, recuerda que ella cambia solo por y para sí misma.

6. Toma responsabilidad de tus emociones

No es tarea de tu esposa hacerte feliz, como tampoco es capaz de hacerte sentir inferior. Suena fácil, pero es un verdadero trabajo de autodisciplina encontrar tu propia felicidad sin depender de la que te brinda tu pareja. Tomar responsabilidad de tus sentimientos te permitirá aportar solo las cosas positivas y alegres a tu relación.

7. No la culpes por que “te ha hecho enojar”

Si el que se siente frustrado y enojado eres tú, jamás debes culparla a ella. Toma siempre un respiro, mira dentro de ti y pon atención a lo que te está molestando en ti. Las frustraciones usualmente son catalizadores de algo que perturba tus sentimientos, incluso podría ser una herida emocional en tu juventud. Es trabajo tuyo curar esas heridas, pues estás con una mujer que ama al hombre que eres ahora pero tu pasado no es culpa suya.

8. Permite a tu mujer ser como es

Cuando ella está triste o enojada, no es trabajo tuyo arreglar su humor. Pero lo que sí podría ser tu tarea sería hacerle saber que todo estará bien, así como decirle lo importante que ella es para ti. Mantente fuerte para tu esposa, sin juzgarla ni huir de sus momentos de frustración. Ten presente la tormenta de emociones por las que el espíritu femenino puede enfrentarse. Escucha atento a lo que dice detrás de palabras o emociones.

9. Mantén siempre el sentido del humor

No hace falta tomarse todo tan en serio; ríe y hazla reír. Las risas en el hogar, ya sea a la hora de la cena o en la alcoba, hacen de cualquier relación algo muy sencillo de sobrellevar. Siempre será grato darse el tiempo de calidad con respectivos sentidos del humor; es decir, en algún momento han tenido juegos y chistes personales, ¿por qué dejar que muera la complicidad de una broma con tu pareja?

10. No te pierdas de su vista

Entrégale no solo tu tiempo, dale tu atención y tu alma. Haz lo que haga falta para limpiar tu mente de distracciones cuando estés a punto de verla. Antes de la cena, cierra mentalmente tu agenda y olvida las tareas del día siguiente. Cuando estás con ella, estás con el cliente más importante de todos; hazle saber que así de valioso es tu tiempo con tu esposa.

11. No seas siempre el “idiota”

No tengas miedo a equivocarte. Eventualmente, cualquiera de los dos se equivocará pero evita cometer los peores errores. Aprende en la marcha de los tropiezos, es claro que ninguno fue hecho para ser perfecto, pero si la amas, piensa siempre en las consecuencias de cualquiera de tus actos. Tonto es el que hace tonterías.

12. Aprende a darle su espacio

Por lo general, las mujeres tienden a siempre dar. Son buenas en eso, pero llegará el momento en que ellas necesitarán su espacio para llenarse a sí mismas otra vez. Dale su tiempo para que vuele consigo misma a encontrar nuevas formas de cantar, bailar o hacerte reír. Reinventarse es parte importante de una mujer para mantenerse feliz, sobre todo si tiene hijos; ella necesitará su momento para encontrarse a sí misma después de “perderse” entre la familia y el mundo que le rodea.

13. Sé totalmente transparente

Si quieres que en su matrimonio haya confianza, deben estar dispuestos a compartir todo; especialmente esas cosas que más les cuesta confiar. Cuesta coraje amar plenamente, también cuesta abrir el corazón por completo a una pareja, sobre todo cuando nunca sabes cómo reaccionará al conocer lo que hay dentro de ti. Las apariencias no valen la pena en un matrimonio, y si no dejas de aparentar algo que no eres, no podrás jamás vivir lo que es el amor pleno.

14. Sé vulnerable

No tienes por qué tener todo el peso de la relación sobre ti. Sé capaz de compartir tanto miedos como sentimientos, es importante tener el conocimiento de cuáles son nuestros errores.

15. Dejen de preocuparse por el dinero

El dinero es un juego, encuentren maneras de trabajar juntos como equipo y ganar. Nunca ayudará que se pongan de equipos contrarios para pelear. Descubran formas de sacar el potencial que cada uno tiene para siempre ganar el juego de la prosperidad.

Estos son solo pequeños detalles que puedes practicar a diario con el fin de mejorar tu relación o encausarla, si es que va directo al divorcio. Siempre hay posibilidades de mejorar el rumbo de una relación, solo no olvides que el secreto fundamental es nunca dejar de crecer juntos.

Cuando te descuidas en los pequeños detalles, la relación puede decaer, por ello, busquen metas que los unan, luchen por los sueños mutuos y trabajen como el equipo que son.

Loading...